domingo, 15 de junio de 2014

De la tristeza y otros trámites

                         Y apura
                         el fulgor del relámpago.
                         Después,
                         tiempo tendrás para seguir muriéndote.
                         Eloy. S. Rosillo- “El fulgor del relámpago”

                                    No dejes
que miren con añoranza tus ojos 
los días que te arrancó el verano, 
ni que tus dedos se detengan 
a dibujar de nuevo el borde 
de alguna sombra 
mendigada a tus sueños.

                                    Observa
la belleza de un pájaro en su vuelo;
de una hermosa puesta de sol, su luz intensa.
Abraza también el perfume 
impregnado en el tronco de un árbol.
Y mira y huele esos dones
con la gratitud de quien sabe
que presencia un milagro.

                                    Permite
que sea la tristeza 
sólo un simple trámite, un preludio
necesario de silencio para las horas
que llegarán cargadas
de gozo.

                                   Y apura,
cuando te alcance,
el fulgor de cualquier acaso 
que pensaste inconcebible.
Apúralo con conciencia.
Que fecunde su brillo 
con tal exaltación tu memoria
que ganas no te queden,
después,
de seguir muriéndote.

© Juana Fuentes




2 comentarios:

  1. Verdaderamente es una delicia leerte, Juana. Es un poema inmeso que ha acariciado mi alma...bellisimo.
    Un beso poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un millón de gracias, querida Ro.
      Y muchos besos.

      Eliminar